GP Bélgica 2013, carrera: Vettel aplasta a sus rivales en una carrera sin incidentes

vettel_gana_spa_2013

Vettel gana la carrera de Spa en Bélgica con un dominio aplastante sobre sus rivales. Una carrera tranquila, sin lluvia, en la que Fernando Alonso logra un meritorio segundo puesto tras salir desde la novena posición, en una carrera en la que Mercedes se consolida como una alternativa, y Raikonnen paga un problema de calentamiento de frenos con un abandono. 

Tras el parón veraniego, la Fórmula 1 vuelve con nosotros en el espectacular circuito de Spa, en Bélgica. Tras una clasificación loca protagonizada por la lluvia, la carrera se presentaba con grandes incógnitas. Las dudas de los aficionados se reflejaban en los equipos, que querían poner a prueba las piezas nuevas que habían traído.
El circuito amanecía cubierto, pero en ningún momento amenazó realmente la lluvia con aparecer. La carrera por tanto se disputaría en seco. Como la norma dice que si la clasificación es en mojado, y la carrera en seco, los equipos pueden elegir comenzar con los neumáticos que prefieran, casi todos los coches calzaban neumáticos blandos, en la mayoría de los casos nuevos. La estrategia ideal en este circuito es a dos paradas, aunque se puede hacer a tres paradas e incluso a una. Sin embargo todos los gallos del corral optarían, como veremos, por la estrategia más convencional.
Tras una vuelta de calentamiento eterna (Spa es el cirucito más largo del mundial, con 1:50 de tiempo de vuelta rápida más o menos) los coches se alineaban en la parrilla de salida, y el semáforo comenzaba a apagarse.
Y aquí empezaba lo bueno. Fernando Alonso hacía una salida memorable, de las que levantan a los aficionados de sus asientos, y en sólo unas pocas curvas se pone quinto. Tras superar o reuge Vettel pasaba a Hamilton y se colocaba primero.
La magia continuaba y Fernando era capaz de superar a Button casi sin problemas en la vuelta 4. Pero una cruda realidad se imponía vuelta a vuelta, y es que Vettel ya le sacaba 3 segundos a Hamilton que iba segundo.
Alonso sigue machacando y se coloca tercero en la vuelta 6 al pasar a Rossberg sin mayores problemas y la carrera entra en una dinámica estable mientras los coches avanzaban hacia la primera parada. La ventana del cambio de neumáticos se abría en la vuelta 10, en la que entraba Massa. Los vehículos que entraban en este punto parecían haber optado por una estrategia a tres paradas. Hamilton entra a cambiar neumáticos, y en la siguiente vuelta, la 13, entra Fernando. Y entonces ocurre otro milagro, Hamilton comete un pequeño error en la curva 1, y Fernando aprovecha para colarse en O Reuge en un adelantamiento espectacular. De nuevo los tifosi se levantaban en sus asientos impresionados. Fernando Alonso era tercero. 

Lo malo es que en este punto Vettel había dejado de rodar y había empezado a volar, casi sin esfuerzo, rompiendo el crono y controlando la carrera con una facilidad apabullante. De nuevo reinaba la estabilidad hacia la segunda ventana de paradas. Kimi Raikonnen, con un problema de frenos desde la vuelta 2, tenía que abandonar en la vuelta 26, tras haber protagonizado unos adelantamientos impresionantes. La amenaza de lluvia hacía que los vehículos adelantasen sus paradas, pero la lluvia no quiso aparecer. Y el último sting de carrera cumplía lo esperado. Las posiciones se mantenían sin ningún nuevo cambio. Vettel entraba triunfante y se colocaba aun más lejos de Fernando, que entraba segundo, un puesto muy meritorio teniendo en cuenta que salía noveno. Hamilton, tras una muy dura carrera, llegaba tercero.

Por tanto poco más que añadir. Vettel sigue en otro mundo. Parece que Ferrari ha dado un paso adelante, pero aun sigue lejos de Red Bull. Hamilton sigue demostrando que los problemas de neumáticos han quedado atrás y se han convertido en la alternativa a Vettel y Fernando. Y el gran perjudiado ha sido Kimi, que al abandonar cae en la clasificación general y queda por detrás de Fernando y de Hamilton.

Vettel se merecía la victoria, por hacer un carrerón, por no cometer el más remoto error, por hacer un segundo por vuelta más rápido que su compañero de equipo, y por sacarle todo el rendimiento al cochazo que tienen. Esperemos que la resurrección de Ferrari no sea sólo un espejismo, y preparémonos para Monza, que es el siguiente Gran Premio del Mundial.

Nosotros nos despedimos con una sensación agridulce, ¡nos vemos en Italia!


Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Connect with Facebook