Un Sauber grisáceo salvaje apareció

C32-Sauber-F1-2013

Se acaba de presentar. Ha sido salvaje y a la vez impactante. Un cambio radical en las líneas 2013 que hemos visto hasta ahora. El Sauber C32 ha dejado huella una vez sus ilusionados habitantes durante los, esperemos, veinte Grandes Premios de 2013 han tirado de la manta.

En Hinwill es dónde ha tenido lugar el momento, sede del equipo suizo ahora liderado por Monisha Kalterborn. Para la ocasión, no mucha opulencia, sólo un cuarto de hora, un vídeo y ganas de seguir trabajando en el coche o de hacer más corto el suplicio. Y es que lo es. Presentar un coche agota, y más si no lo ves correr. ¿Qué nos depara el Sauber C32?

Mientras Nico Hülkenberg y el joven mexicano Esteban Gutiérrez destapaban la manta, la sonrisa iba desapareciendo poco a poco. El color, muy poco acertado. Recuperando la ilusión encontramos un morro curvado con una muesca, en la que se aprecia el escalón tan temido por los aficionados. Pero lo han sabido introducir de forma sencilla y casi única – es una evolución del morro de Red Bull, o eso parece a primera vista-. La curvatura evoca a tiempos pasados, donde la punta del morro casi tocaba en el suelo. ¿Les servirá? Jerez, la próxima semana, dirá en mayor parte.

También se nota la reducción de los pontones. Una cirugía que deja a muchos expertos boquiabiertos y a muchos otros pensando en cómo y dónde habrán instalado los radiadores. Esa curvatura tan súbita deja gran parte del espacio entre el pontón y el neumático trasero libre, por dónde puede circular el aire. Pero, ¿con tanto control como se espera? Los escapes coanda se han adaptado a los cinco coches presentados hasta el momento.

Este año, como novedad, veremos una lucha a nivel de suspensiones. Varios son los equipos que han adaptado las pull-rod delanteras, aunque en el C32 se observa su recorrido push-rod, o lo que viene siendo el comprimir el amortiguador. En la trasera, el Sauber sí que consigue acoplar el mecanismo de suspensión que tira del amortiguador en caso de ondulación/bordillo, o la ya mencionada pull-rod.

El misterio del Sauber radica en su salvaje apuesta por estrechar la trasera. No ha causado indiferencia. Salvaje y contundente. La pregunta del millón la conocéis todos. ¿Veremos a Monisha sonreír en Melbourne?

Foto | Sauber F1 Team


Deja un comentario

Connect with Facebook