El RB9 ya juega con nosotros

Vergonzosa. Cortísima e inútil. Sí, estoy dejando claro mi descontento con Red Bull. El equipo con más dinero y sólo sabe que enseñar un vídeo de poco más de tres minutos de duración. El listón ha quedado más allá de las lindes de la pobreza. Malgasto de tiempo.

En Milton Keynes parece que les gusta el reírse de la gente. Entre lo de los neumáticos en Corea 2012, el esconder cartas y que los demás se rompan la cabeza para descubrir que les hace tan rápidos y que esta última presentación deja mucho que desear, todo pinta a que seguirán riéndose aún más tiempo. Pero, pese a todo, las dudas afloran sobre qué tiene instalado el RB9, monoplaza ganador de cuarta generación.

Delante no varía mucho la cosa: el morro flexible de 2012 parece que ha sido evolucionado y se mantiene el escalón. Lo que llama la atención es que Red Bull no sigue lo recuperado por Ferrari: suspensiones delanteras push-rod para la nueva chica sucia de Vettel (queda saber que nombre le pondrá al chasis). Para los que penséis que es guerra psicológica de decir “no, no te copiaré”, esta suspensión es la mejor solución para el coche. La suspensión trabaja conjuntamente con el morro, así que sería muy costoso encajar la pull-rod RB9.

En los pontones y parte trasera se puede apreciar un cambio debido a los escapes con efecto coanda. Este efecto lo que hace es que los elementos líquidos y los gaseosos, si van con cierta velocidad, tiendan a adherirse a la superficie del elemento sólido contra el que chocan, pudiendo modificar su dirección. Para mejorar la aerodinámica, esos gases se redirigen al difusor.

Siguiendo con la parte trasera, el monkey seat aparece respecto a 2012 y quizá eso de algún que otro punto aerodinámico. Respecto a las suspensiones, siguen con pull-rod traseras, de forma que la aerodinámica trasera no se ve tan entorpecida. Ahora la duda está en el aire: ¿habrán conseguido adaptar el coche a la casi nula utilización del DRS?


Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Connect with Facebook