Motores F1, retorno del turbocompresor (IV)

motor Cosworth F1

Según Peter Sauber, jefe del equipo Sauber Motorsport, ellos están dispuestos a introducir tecnologías “verdes” en los propulsores, siempre y cuando esto implique que el motor resultante de ello sea más barato de fabricar y mantener que aquel al que sustituye.

Todo apunta a que los deseos y propósitos de Peter Sauber tienen muy poca probabilidad de verse cumplidos. Según todos los cálculos y estimaciones, la inversión necesaria para hacer frente a todos los cambios a que la FIA obligará en 2014 oscilará entre los 50 y los 100 millones de dólares. Y ese es un precio muy alto a pagar por las escuderías independientes.

motor_ferrari_F1

Una pequeña esperanza para las mismas puede venir dada porque las nuevas reglas consigan que la tecnología de F1 no sólo sea más relevante para el mundo en general, sino que logren que se conviertan en algo lo suficientemente atractivo como para que más marcas de vehículos entren en el mundillo.

De momento, quien si parece que ha entrado es un fabricante privado, Pure. Como cabeza visible del mismo está Craig Pollock, ex-manager de Jacques Villeneuve y ex-jefe de BAR, quien confirma que llevan trabajando desde diciembre en un cuatro cilindros. Según Pollock, la decisión de correr con los V6 no es la ideal pero es lo que la FIA decidió y están dis puestos a respetar tal decisión.

Por su parte, el grupo Volkswagen se ha mostrado favorable a la nueva decisión normativa; llevan ya unos cuantos años evaluando entrar en la F1 pero nunca llegan a tomar una decisión firme.

Con todo, parece muy probable que las palabras de Peter Sauber se cumplan como una profecía: parece evidente que el fin primordial de la incorporación de los nuevos motores sea la salvación del planeta, aunque la utilidad última de tal decisión probablemente se establezca en función del número de nuevos suministradores de motores que puedan o quieran incorporarse a la F1 durante los próximos años.

 

 


Deja un comentario

Connect with Facebook